Vamos a hacer esta oración para que Dios encienda la luz de nuestros corazones y podamos vivir en su gloria, que podamos seguir el camino que tiene preparado para nosotros. Haz esta oración confiado en que Dios cumplirá todas tus peticiones.

Amado Dios, merecedor de toda honra, rey de reyes, te pido antes de irme a descansar, que cuando me falte fuerza, fortaléceme.

Cuando el enemigo nuble mi mente y deambulen dudas en mí, aumenta mi fe.  Cuando la soledad intente arroparme, consuélame.

Cuando cometa algún error, guíame y dame sabiduría para no volverlo a cometer. Cuando te falle, por favor perdóname y recíbeme con los brazos abiertos.

Mi amado Dios, Te necesito más que nunca, porque solo Tu puedes darme la tranquilidad que tanto necesito.

Porque de rodillas ante Ti, he peleado mis peores batallas, en Ti siempre depósito toda mi confianza, porque Tú eres la luz alumbra mi camino en medio de la oscuridad.

Bendito Dios, solo Tú sabes lo que es mejor para mí, por tal motivo pongo todo en tus manos, para que me cuides y me protejas.

Porque Tú eres mi protector y todo aquel que levante su mano para destruirme se contará con mi amado Jesús.

Gracias mi amado Jesús, por darme Tu apoyo y por darme esperanza aun cuando todo avece parece caer en pedazos.

Por tal motivo, aunque pierda mil batallas, jamás perderé mi fe en Ti. Tú amor me levanta y renueva mis fuerzas para seguir luchando.

Mi amoroso Dios, te pido al acostarme, que Tu presencia me acompañe. Ayúdame a limpiar toda piedra de tropiezo, abrir puertas de prosperidad, a escalar en mis metas y empezar a convertir mis sueños en realidad.

En Ti padre amado deposito toda mi confianza, sé que todo saldrá bien en mi vida, porque eres Tú que guía cada uno de mis pasos. Amén.

Hacer esta oración con fe y esperanza, comienza el día dando gracias, haz peticiones y termina honrado a Dios por todo lo que Él es para ti.

Pídele que guíe tus pasos en este día y en la semana, que te proteja de todo mal que quiera acercarse a ti, para así poder cumplir las peticiones de tu corazón.

Deja un comentario