Te invitamos hacer esta oración de la mañana al inmaculado corazón de María, que interceda por nosotros y que en nuestros corazones se refleje el amor maternal que tuvo. Toma unos minutos para orar. 

ORACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Oh Santísima Madre, corazón de amor, tu que eres misericordiosa, siempre escuchando, cuidando, consolando, escucha nuestra oración. Como sus hijos, imploramos su intercesión, con Jesús su hijo.

Reciba con compresión y compasión las peticiones que te presento el día de hoy, especialmente aquellas que te pedimos desde el fondo de nuestros corazones y con mayor fe.

Oh Santa María, me consuela saber que su corazón siempre está abierto a escucharme. Confió en su gentil cuidado e intercesión en esta oración.

Oh inmaculado Corazón de María, deja que la llama de tu corazón descienda sobre cada uno de nosotros. Oh Madre, hazle recordar a tu Hijo Jesús que nos recuerde cuando estemos en pecado, que nos perdone. Sabes que somos pecadores.

INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA CUMPLE MI FAVOR

Oh Inmaculado Corazón, danos la salud espiritual. Que siempre pueda ver la bondad de tu corazón maternal y que seamos convertidos por medio de la llama de tu corazón.

Pido que mi corazón esté siempre unido al tuyo, para que pueda odiar el pecado, amar a Dios y al prójimo como a mí mismo, pido alcanzar la vida eterna con las personas que amo.

Déjame experimentar la bondad de su corazón maternal y el poder de su intercesión con Jesús durante mi vida aquí en la tierra y en la hora de partir al reino de Dios.

Oh inmaculado corazón de María, estas llena de dones, llena de gracia, de dones y virtudes celestiales; eres el tempo más puro de la Santísima Trinidad.

Tu inmaculado corazón te ha otorgado el nombre de Madre de la clemencia Divina porque estás llena de dulzura, ternura, caridad y sobretodo estás llena de Fe.

En esta hermosa mañana me presento ante ti con aflicción y agonía para que pueda tener un corazón puro y sincero como el tuyo, que pueda amar como tú lo haces, oh mi Dios haz tu obra en mí.

Oh Madre intercede por mí y por cada uno de nosotros, que podamos vivir bajo protección divina de Dios. Amén.

Deja un comentario