Te invito hacer esta oración a San Francisco para que interceda por nosotros y así el dinero nunca falte en nuestros bolsillos.

Padre Santo, hazme un instrumento de tu paz: que pueda dar amor, donde exista el odio, que pueda perdonar a quien me ofenda, que haya fe donde exista la duda y esperanza donde exista la desesperación. Que la luz abunde, donde exista las tinieblas y que reine la alegría, donde exista la tristeza.

Oh, Padre amado, que pueda ser entendido como entender a los demás, concédeme el don de consolar y amar. Porque como dice tu Palabra lo que damos, lo recibimos al doble.

Te pido especialmente por nuestros queridos hermanos, que no conocen de Ti. Te pido con todo afecto de mi corazón, que me des una vida de santidad y una despedida santa, que en mi estadía en la tierra sea sirviéndote.

Hago este rezo para que me otorgues las gracias necesarias para servirte y pueda estar animado por tu ejemplo y asistencia.

Oración a San Francisco:

Te pido que intercedas por mi y que pueda tener la mayor Gloria de Dios, ruégale a nuestro Padre por la conversion de mis hijos. Me someto en todo a la Altisima Voluntad de Dios Amor.

Permíteme hoy cruzar las barreras de la soledad, y enfrentar todas las dificultades que me esperan en el camino. Permíteme reconocer a quien ya está, y si no, dame señales para saber a quien mandaras. Pon en mi vida a un ser verdadero y haga que mis días sean un poco más llevaderos.

San Francisco, te agradezco por el éxito que he tenido y tendré. Permite que mis planes hayan fluido como debieron y por todas las cosas buenas que recibí de más.

Llévate todas las preocupaciones, especialmente las de bienes materiales. Oh, San Francisco, que el dinero nunca falte en mi bolsillo; dame lo justo y necesario que yo me sabré administrar, y ayúdame a superar, esta etapa de necesidad. Amén.

Si haces esta oración con Fe, puedes tener la certeza que Dios te escucha y que siempre está a tu lado. Deposita todas tus cargas en Él, porque Él es todopoderoso y nunca te abandonará en los momentos de dificultad, sigue adelante con gozo y entusiasmo, pues Dios ha destinado grandes cosas para bendecir tu vida.

Deja un comentario